Obligaciones y contratos

Demanda por negligencia profesional


  • Materia: Derecho Civil
  • Especialidad: / Derecho Civil / Obligaciones y contratos
  • Número: 9220
  • Tipo de caso: Caso Judicial
  • Voces: Abogados, Colegios profesionales, COLEGIOS PROFESIONALES, Contrato de Responsabilidad Civil Profesional, De las obligaciones que nacen de culpa o negligencia, Indemnización, negligencia profesional
  • FECHA DE RESOLUCIÓN DEL CASO: 12-07-2012
Descripción:
Demanda Oposición a la demanda Escrito de alegaciones Sentencia Recurso de apelación Recurso de apelación de contrario Oposición al recurso de apelación Sentencia de segunda instancia


SUMARIO

- DOCUMENTOS JURIDICOS DEL CASO

- EL CASO

- PROCEDIMIENTO JUDICIAL

  • Partes
  • Peticiones Realizadas
  • Argumentos
  • Normas y Artículos relacionados
  • Documental aportada
  • Prueba
  • Resolución judicial

- JURISPRUDENCIA

- FORMULARIOS JURIDICOS RELACIONADOS

- BIBLIOTECA

  • Libros
  • Artículos jurídicos

- CASOS RELACIONADOS

Documentos originales presentados en el juzgado


Visualización de documentos:



El caso


Supuesto de hecho.
Santander, 08-01-2005

A principios del año 2005, Rosa, la actora, acudió al despacho profesional del letrado Antonio (perteneciente al Ilustre Colegio de Abogados de Cantabria) para encomendarla la reclamación frente a la entidad bancaria del importe 223.213,62 euros correspondiente a los derechos consolidados de su difunto esposo.

El citado encargo se realizó precisamente a ese letrado al ser conocedora de que con anterioridad había presentado otra reclamación contra las mismas entidades y por idénticos fundamentos fácticos en nombre de Juana, viuda, como la actora, de un trabajador de la misma empresa y categoría profesinal que el difunto marido de Rosa, obteniendo una Sentencia inicialmente desfavorable en primera instancia pero finalmente favorable tras la resolución del correspondiente recurso de suplicación interpuesto por Antonio.

La reclamación de la actora iniciada por el demandado se tramitó ante el Juzgado de lo Social de Santander, dictándose Sentencia con fecha 4 de mayo de 2006, en la que se acordaba desestimar la Demanda interpuesta, absolviendo a las demandadas de la reclamación contra ellas formulada.

A la vista del contenido de la Sentencia, la actora fue citada en el despacho del demandado donde éste la emplazó al definitivo resultado de la segunda instancia, anunciándola que, como en el caso de Juana, procedería de inmediato a tramitar el correspondiente recurso de suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia contra la Sentencia obtenida, instancia en la que cabía esperar fundadamente un resultado favorable, teniendo en cuenta que se trata de un caso idéntico.

Transcurrido el plazo que Antonio había anunciado como normal para la resolución del recurso (un año aproximadamente), Rosa se puso en contacto en diversas ocasiones con dicho despacho donde se le informaba de que era normal el retraso en la resolución de los recursos y se le decía que estuviera tranquila, que "iba a por todas" y que en cuanto existiera Sentencia definitiva se le comunicaría, afirmando en todo momento que el recurso estaba presentado y en tramitación. 

Dado que el tiempo transcurrido empezaba a resultar excesivo, y ya sinceramente preocupada, Rosa decidió acudir personalmente al Juzgado de lo Social de Santander a interesarse por su procedimiento, donde pudo constatar, con enorme sorpresa e indignación que si bien el recurso de suplicación había sido anunciado nunca fue formalizado.

Ante esto, Rosa acudió al despacho de Antonio exigiéndole explicaciones sobre lo ocurrido. Antonio reconoció que realmente el recurso no había sido presentado y asumió su respondabilidad, ofreciéndose a mediar tanto ante el Ilustre Colegio de Abogados de Cantabria como ante la compañía de Seguros con la que éste tiene concertado el oportuno seguro de responsabilidad civil para la tramitación de la correspondiente reclamación y la indemnización de los graves daños y perjuicios causados, concretados en la pérdida de la posibilidad de obtener una resolución favorable del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria en segunda instancia e, incluso, en la pérdida de la posibilidad de interponer recurso de casación en el hipotético supuesto de que la segunda instancia no fuera favorable, todo ello ante la existencia de una previa Sentencia favorable en un caso idéntico, el anteriormente tramitado por el propio letrado. 



Objetivo. Cuestión planteada.

El objetivo del cliente se centra en que se dicte Sentencia en virtud de la cual se condene a los demandados, con carácter solidario, a abonar a la parte actora la suma de 223.213,62 euros, más los intereses legales correspondientes, así como la imposición de costas procesales



La estrategia. Solución propuesta.

La estrategia del abogado basa su fundamentación en la analogía existente entre el caso de la actora y el llevado por el mismo letrado con anterioridad. Ambos seguidos por la misma vía y con similitudes en el desarrollo más que patentes. Además, de la falta de transparencia y buena fe por parte del letrado, al ocultar la situación durante un año aproximadamente.



Cantidad de casos completos visualizados en el mes: